martes, 10 de diciembre de 2013

Somos un Centro Público con gestión privada dependiente de la Congregación de las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús en Villanueva del Duque (Córdoba). 

Ofrecemos un servicio integral, asegurando el bienestar y la calidad de vida de las personas mayores garantizando una atención personalizada, permanente y siempre a la medida de sus necesidades; para lo cual disponemos de un cualificado equipo sanitario (médico y enfermeros), rehabilitación, atención personal, animación sociocultural, terapia ocupacional, y apoyo psicosocial. 

El centro cuenta con plazas de Residencia concertadas y privadas, Unidad de Estancia Diurna y Respiro Familiar..




Carisma

Nuestra Congregación de Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús, es consciente de haber nacido en la Iglesia como una comunidad convocada y consagrada bajo la acción del Espíritu Santo y por mediación de M. Piedad de la Cruz.
Ella nos transmitió su peculiar experiencia  carismática, el amor del Padre Providente manifestado en el Corazón misericordioso de Jesús abierto en los brazos de la Cruz:
Corazón manso y humilde que abandonado a los designios del Dios y obediente a la misión encomendada se anonadó sirviendo a los intereses del Reino.
Corazón misericordioso que sintió compasión de las gentes que estaban como ovejas sin pastor, y que se hizo presente particularmente entre los más pobres, sencillos y abandonados.
Corazón ultrajado, y abierto en los brazos de la Cruz que invita a negarse a sí mismo, a tomar cada día la Cruz y a seguirla, y que, como Maestro, enseña a amar, a perdonar a los enemigos y a ponerse en las manos del Padre Providente.
Corazón eucarístico, prisionero amoroso en el Sagrario que quiso permanecer todos los días entre los creyentes hasta la consumación de los tiempos.
Corazón de Hijo, que quiso asociar a María a su obra de salvación, como Madre de Misericordia y abogada de los pobres y pecadores.

Esta experiencia marcó el ser y la misión de nuestra Fundadora. M. Piedad, nos ha introducido en su peculiar comprensión y vivencia existencial del amor del Padre Providente manifestado en el Corazón Misericordioso de Jesús. Su experiencia carismática es para nosotras fuente de inspiración y de vida espiritual, así como estilo de vida comunitaria en la Iglesia...



Principal

Somos un Centro Público con gestión privada dependiente de la Congregación de las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús en Villanueva del Duque (Córdoba). Ofrecemos un servicio integral, asegurando el bienestar y la calidad de vida de las personas mayores garantizando una atención personalizada, permanente y siempre a la medida de sus necesidades; para lo cual disponemos de un cualificado equipo sanitario (médico y enfermeros), rehabilitación, atención personal, animación sociocultural, terapia ocupacional, y apoyo psicosocial. El centro cuenta con plazas de Residencia concertadas y privadas, Unidad de Estancia Diurna y Respiro Familiar. 

Galeria






Espiritualidad

1. RELACIÓN CON EL PADRE

Desde muy pequeña Tomasa vivió intensamente su relación con Dios, hasta adquirir un hábito de oración constante y profunda. Para Madre Piedad Dios Padre era:

El Dios que la había elegido para que fuera santa y por eso oraba y hacía orar:

          "Orad para que el Señor me haga santa; nos haga santas a todas"

El Dios presente. Madre Piedad vivía constantemente ante la morada de Dios; y con sencillez lo afirmaba:

          "Dios está conmigo…converso con El como si lo tuviera a la vista"

El Dios providente. En El confiaba todo el momento:

          "No se apuren – decía - . Dios puede más que nadie"

          "¿Cree vuestra caridad, que este rebaño no tiene pastor?" ¡Tengamos confianza!"

El Dios a cuya voluntad hay que abandonarse porque es una voluntad salvífica y amorosa:

          "Mi querer – confesaba – es lo Dios quiere."

          "Yo soy un poco de barro en manos del alfarero; lo mismo me da ser olla que puchero"

El Dios al que es bueno decir "gracias" por todo:

          "El Señor os reclama muy justamente una gratitud esmerada. "No lloren por mi muerte…tienen que dar gracias a Dios".

2. RELACIÓN CON EL HIJO

En sus relaciones con el Hijo, Madre Piedad, quedó marcada para siempre por aquella visión del Sagrado Corazón de Jesús tenida en Barcelona en 1884.

Desde entonces estas relaciones con Cristo se orientan hacia el símbolo del "Corazón de Jesús".

El Corazón de Jesús era para la Madre Piedad:

El libro de vida abierto en los brazos de la Cruz:

          "En él aprenderéis – decía a sus Hijas – humildad, obediencia, castidad"

El modelo al que Madre Piedad procuraba imitar en todo: en el sufrimiento; en el modo de orar con los brazos en cruz; en el amor a los pobres; y hasta en el mismo hecho de quiso parecerse a El, cuando levantándose de la cama la Fundadora se vestía diciendo:

          "Jesús murió en la cruz….yo no debo morir en una cama sino en el suelo"

El centro de dinamismo vital, presente en la Eucaristía:

          "Este corazón es centro de luz, de alegría, de sabiduría, de paz, de esperanza y de vida"
Y a Él venía – junto al Sagrario – cuando la paz se turbaba, cuando muchos desesperaban, cuando necesitaba luz para resolver los problemas del gobierno.

"Vengo de mi oficina predilecta", decía después de haberse pasado horas enteras ante el Sagrario. De ahí bebía la Fundadora su alegría.

"Antes de comulgar se la veía jubilosa…con una sonrisa verdaderamente angelical" – confesó una de sus Hijas.

"Ven pronto…vámonos juntos, Señor", dijo Madre Piedad, dando palmadas de alegría, cuando le presentaron el Viático, antes de morir.

El refugio:

          "No temo, no, esas borrascas mientras tenga para refugiarme la llaga del Corazón de Jesús"

Y ahí, en medio de las dificultades, de las incomprensiones y calumnias, en el dolor físico y moral, Madre Piedad supo encontrar serenidad y paz.

El Arquitecto de las Comunidades Salesianas:

          "El Corazón de Jesús es el Arquitecto de mi Congregación; yo soy un insignificante móvil del que El se sirvió"

Y así lo dejó transparentar en el título de su Instituto religioso:

          "Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús".

Viviendo así sus relaciones con el Hijo, Madre Piedad se fue configurando con El, viviendo en El. Por eso pudo exclamar un día:

          "¡Qué bueno y qué delicioso es vivir en el Corazón de Jesús"

3. EL ESPÍRITU SANTO

No le faltó a Madre Piedad la asistencia del Espíritu, quien la hizo partícipe de sus dones, y muy particularmente de:

          El don de Consejo que Madre Piedad puso al servicio de sus Hijas y "de los sacerdotes que acudían a ella a pedirle consejo".

          El don de fortaleza. Y es aún su propio director espiritual quien nos confía:

               "Ingratitudes, desengaños, envidias, maledicencias, difamación, calumnias…todo esto y más sufrió la Madre Piedad sin despegar los labios, sin exhalar la queja”.

               Fortaleza que se dejó sentir siempre en su acción apostólica y de gobierno.

          El don de profecía orientado especialmente a vislumbrar el futuro de su Congregación, el futuro de las vocaciones de sus Hijas, y de los sacerdotes, y el futuro de su propia muerte.

          La discreción de espíritus.

El espíritu también se enriqueció con este don puesto de un modo especial al servicio de la formación de los miembros de su Congregación.

Entre muchos citaremos solamente este testimonio:

          "Pude observar en Madre Piedad un gran espíritu de profecía…adivinando muchas veces mis pensamientos".

El espíritu actuaba en Madre Piedad, con sus dones y la llenaba de sus frutos, manteniendo su alma siempre al ritmo del amor, para bien de la Iglesia.

4. RELACIÓN CON MARÍA

En María encontró siempre la Madre Piedad su propia Madre. En ella vio la figura de toda religiosa consagrada a Dios y a la humanidad, el modelo de toda virginidad y de toda maternidad espiritual, la abogada de pecadores.

Un día dijo:

          "La Virgen es Madre y abogada de pecadores"

Su devoción a María se exteriorizó en cuatro advocaciones:

          -La Virgen del Carmen: a cuya orden quiso permanecer.

               "No temo, no, las borrascas, mientras tenga para refugiarme el manto de la Virgen del Carmen".

          -Nuestra Sra. de Loreto, en cuyo colegio estudió cuando era joven y cuyo nombre puso a alguna de sus fundaciones.

          -Nuestra Sra. de Montserrat:

               "Para ser peregrina no tengo necesidad de ir a Montserrat" – dijo un día a D. Gualtero, su confesor de Barcelona - … luego se arrepintió; fue siempre que pudo a Montserrat y prometió llevar allí a las Hijas que componían la Comunidad de Alcantarilla en 1895.

          -Nuestra Sra. de Lourdes que visitó en 1911 y a quien amó como si fuera Bernardita.

Cuatro advocaciones que corresponden a cuatro experiencias de su vida y que luego tradujo en admiración, devoción, oración, presencia.

María formaba parte de su vida.

Recordaba infinidad de veces a María, rezaba diariamente el Rosario, los siete dolores y el Ángelus; visitaba los santuarios marianos cuando tenía ocasión, hablaba de Ella con ternura, la hacía amar por sus Hijas, por las niñas, por los ancianos, pensaba ante Ella en los pecadores. María era algo normal, algo cotidiano, algo que formaba parte de su ser y de su vida.

María le reveló el día de su muerte.

María la Madre no fue insensible al amor de Madre Piedad y tuvo con ésta una delicadeza maternal: la misma Fundadora lo dijo a Madre Teresa:

          "La Virgen del Carmen me ha dicho que de su mano me llevará mañana al cielo".

Y así fue, contra todo pronóstico. Eran las 22 horas y 15 minutos del sábado 26 de febrero de 1916 cuando la Virgen se la llevó al cielo.

5. MIEMBRO DE PUEBLO DE DIOS

Amó siempre a la Iglesia, amó a los pastores, al Papa a quien quiso visitar antes de morir, a los Obispos, a los Sacerdotes por quienes sentía una veneración casi sacramental, a todo el Pueblo de Dios por el que vivió, sufrió, oró, se consagró.

Consagró su persona y la puso al servicio del Pueblo de Dios: su CASTIDAD.

Madre Piedad vivió plenamente su virginidad consagrada a través de un amor entregado al servicio de Dios y del pueblo.

"Amad a Dios y al prójimo y después haced lo que queráis, que el amor no os dejará hacer nada malo".

Su persona no era para ella, dejó transparentar su maternidad espiritual, con tal nitidez que se la pudo llamar " Madre de las niñas huérfanas", lo mismo que se la llamó "Madre de los pobres", las niñas así lo percibían y así lo expresó una de ellas:

          "Si al morir mi madre, me hubieran llevado al lado de Madre Piedad, jamás hubiera notado la falta de mi madre"

Un alma y un cuerpo consagrados en plenitud de virginidad, que Madre Piedad custodió celosamente con la modestia y la mortificación.

Consagró sus bienes y los puso al servicio del Pueblo de Dios: su POBREZA.

No tenía nada, ni nada quería para ella. Si algo llegaba a sus manos lo remitía a los pobres. Algunas de sus Hijas que la conocieron, no dudan en afirmar:

          "No tenía nada superfluo. Sólo lo necesario".

          "Su bastón era una caña, ni siquiera disponía de bastón".

          "Iba más pobremente vestida que todas las demás".

Las fundaciones, la casa, el ajuar, la comida, todo era pobre. ¿Afán de ahorro? Sí, pero para los pobres.

En principio nunca quiso fundar en grandes capitales, sino en los lugares pobres, donde los pobres eran aún más pobres material, cultural y espiritualmente.

Consagró su voluntad y la puso al servicio del Pueblo de Dios: su OBEDIENCIA.

Madre Piedad tenía la experiencia de lo difícil que es obedecer; lo había vivido en Bocairente y Canals al lado de su padre; lo había sentido en Barcelona, con el Obispo y su confesor. Pero había llegado a comprender que la obediencia la había llevado al camino trazado por Dios para ella. Por eso vivió intensamente la obediencia, y enseñaba así a sus Hijas:

          "La obediencia es el eje de los mundos".

          "La obediencia es el eje de la vida espiritual".

          "La obediencia es la madre de todas las virtudes".

Después de la experiencia de 1884, Madre Piedad obedeció ciegamente a los Obispos:

          "Aunque sus insinuaciones – dice don Sotero González Lerma – parecieran contrarias al espíritu y al desarrollo de la Congregación"

Consagró su misión y la puso al servicio del Pueblo de Dios: su CELO APOSTÓLICO.

Amaba a los pobres porque eran pobres, pero más aún porque eran los pobres del Señor y porque estaban llamados a salvar su alma. Este era el fin principal de su vida y de su obra apostólica.

"Yo no quiero vivir, ni comer, ni trabajar, sino por Dios y por las almas a las que amo con todo mi corazón"

Un día gritó:

          "No mando a mis Hijas a pedir, sino a que den buen ejemplo, a enseñar el Padrenuestro a quien no sabe y a dar la mano al caído".

Así las Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús predicaban el Evangelio por los caminos, por las calles y las casas de los pueblos y ciudades, teniendo siempre presente aquellas palabras de su Fundadora:

          "Hijas mías, tened mucho celo por la salvación de las almas"

Consagró sus fuerzas y su sufrimiento y lo puso al servicio del Pueblo de Dios en una constante lucha... contra el ENEMIGO.

Al "enemigo", el espíritu del mal tuvo que enfrentarse Madre Piedad con valentía.

          "El demonio – dijo su confesor – hacía a Madre Piedad una guerra sin cuartel, exponiéndola a caídas y tropiezos de gran cuidado y peligro".

          "Hijas el enemigo me quería estrellar".

          "Debió ser el enemigo que siempre quiere estorbar mis planes, y aquí me tienen, sin poderme levantar".

Madre Piedad hizo la guerra al enemigo con su fidelidad a Dios, con su fidelidad a los hermanos los hombres, con la proclamación del mensaje de salvación que Cristo el Esposo le había mostrado y que ella había experimentado en su vida.

Mucho sufrió, llevó su cruz en su cuerpo y en su espíritu, en su hábito y en su nombre; ella – Madre Piedad de la Cruz –. Pero por la Cruz de Cristo ella llevaba la salvación al Pueblo de Dios y ella se santificaba.

6. AMOR EVANGÉLICO

Esta es una de las virtudes que acompañarán a Tomasa Ortiz Real a lo largo de toda su vida.

Para ella los pobres fueron sobre todo:

          Los niños huérfanos, pobres e ignorantes, a quienes amó con ternura y para quienes abrió sus fundaciones.

          Las jóvenes abandonadas y obreras, para quienes instituyó: internados, clases nocturnas, escuelas dominicales, talleres de confección, enriqueciendo esta acción social con una acción de pastoral catequética y de oración.

          Los ancianos desamparados y enfermos, por quienes aceptó Asilos. Hospitales y a quienes sirvió e hizo servir con esmero.

          Los pobres vagabundos, sobre todo aquellos que tenían taras morales, para quienes se quitaban el pan de la boca.

Madre Piedad se ocupó de todos ellos y no olvidó a aquellos que por circunstancias especiales se encontraban en dificultades en el trabajo o en el matrimonio.

A los pobres dio siempre lo que tenía, aunque sus Hijas se quedaran sin nada, confiando en Dios y en su Providencia.

"Padre – dijo un día a su confesor don Sotero González Lerma -, soy pobre y no tengo nada que dar a los pobres; pero yo no puedo darles dinero, les doy mi alma, mi amor…la limosna del amor vale más que la limosna del dinero."

Ella cumplía así el cuarto voto que pedían a las Salesianas las Primeras Constituciones: El voto de "amar y servir a los pobres".

No es extraño, pues que a Madre Piedad le impusiera el pueblo el sobrenombre de "LA MADRE DE LOS POBRES".

Y no es extraño que las Salesianas siguieran el testimonio de la Fundadora hasta la muerte. Casi en los comienzos del instituto, dos jóvenes religiosas van a morir prestando un servicio heroico a los ancianos y apestados: Sor Amparo, Villajoyosa, en 1898; y Sor Monserrat, en Jávea, en 1900. Por estos pobres, Madre Piedad formará a sus religiosas en la caridad, y en la pobreza evangélica hasta el heroísmo...

Misión

El amor del Padre Providente que nos es ofrecido a las Hermanas Salesianas en el Corazón de Cristo abierto en brazos de la Cruz y vivido con la Virgen María, es hecho presente por nosotras:


• Entre los niños, jóvenes y adultos, especialmente pobres
      - A través de la educación en la fe como fin especial y de la promoción humana y social
• Entre las gentes más necesitadas: pobres, ancianos, enfermos y alejados de Dios, prestando una especial atención a la población rural. Esto lo realizamos:
      - A través de nuestra presencia consagrada y activa junto a ellos procurándoles un bienestar físico y humano y buscando siempre para ellos el bien espiritual y la salvación eterna de sus almas.





Los destinatarios de nuestra misión son todos los hombres, preferentemente los pobres. Entendemos por pobres:


• no sólo los que carecen de bienes económicos, sino los pobres en la fe, en la moral y en lo más elemental de la cultura
• los marginados de la sociedad
• los disminuidos física o psíquicamente








Esta misión congregacional la estamos llevando a cabo en:

• colegios
• centros infantiles
• residencias de ancianos
• centros sanitarios
• centros de formación profesional
• grupos de promoción humana
• centros catequéticos y juveniles
• parroquias
• hogares donde la pobreza, la enfermedad o el sufrimiento moral o físico, reclamen nuestra presencia
• misiones



Historia de la Congregación

Nuestra Congregación nace en Alcantarilla (Murcia) -España- el 8 de Septiembre de 1.890. Obtuvo el Decreto de Alabanza el 25 de Enero de 1.935. Aprobada definitivamente como Instituto Pontificio de Votos simples y vida apostólica el 12 de Junio de 1.953.
Madre Piedad de la Cruz, nuestra fundadora cumplirá la Misión que el Corazón de Jesús le confió

·                 "Funda, Hija mía, que de ti y de tu Congregación siempre tendré Misericordia".

Haciendo suyo el evangelio de la misericordia y sus signos (Lc.4,18-21).
Proclama la Buena Noticia prolongando la Misión de Cristo:

  • "Vete y haz tú lo mismo."


Su amor se hace servicio en los desheredados : 

·         niños huérfanos,
·         jóvenes sin cultura,
·         ancianos o enfermos...

                            
                          
Continuadoras del Carisma y Obra de Madre Piedad nuestro estilo propio como  Salesianas, no es otro, que el de estar al servicio de los más pobres, los más deteriorados y abandonados, como signo en la Iglesia, como comunión y un instrumento más eficaz para salir al paso de las necesidades de los pobres.